Para hacer que sus soportes de comunicación sean accesibles internacionalmente, los aspectos lingüísticos y culturales sólo son la parte emergente del iceberg.

Ejemplo: El formato validado en el idioma de origen debe, a menudo, ser modificado para el despliegue internacional de sus banners y para ser compatible con los Publishers de los diferentes mercados locales.